lunes, 22 de febrero de 2010

De vacas, palpaciones rectales y otras historias

Estaba yo aquí, después de ver un capítulo de Friday Night Lights (mi nuevo vicio, a veces hasta me estreso porque quiero ver más series de las que el tiempo me permite, eso os da una idea de lo enferma que estoy, pero me seguís queriendo, ¿verdad?) y me he dicho: "Lynx, a lo mejor va siendo hora de que actualices el blog, que te han insistido ya tantas veces por Twitter que podías hacer un poquito de caso". Y aquí estamos, actualizando y todo, flipadlo.

Bueno, desde que publiqué por última vez (antes del post de protesta por los recortes presupuestarios en investigación) han pasado bastantes cosas y todas bastante buenas: acabé la carrera, me dieron una beca de investigación para hacer el doctorado y hasta gané un premio con mi tesina (¿os acordáis de Cel y Lula? Pues la tesina iba sobre ellas), que leí hace poco tiempo. Realmente la falta de tiempo no ha sido excusa para no publicar, pero, por un lado, está Twitter, que es más dinámico y más rápido que el blog (si queréis followearme, soy LynxNE); por otro, las series/pelis/libros/el MundoReal; y por otro, la falta de ideas y la pereza para publicar. Y así sucesivamente. Voy a intentar (no prometo nada, ejem) publicar una vez por semana, a ver si lo consigo :P

Bueno, después del mismo párrafo de excusas de siempre, vamos al lío, que por el título podéis suponer que no es hablaros de mi vida. Hace tiempo, pregunté en Twitter de qué os gustaría que hablase en el blog, y hoy voy con una de ellas, en concreto con una pregunta de Oki (sí, ahora es comlu.com porque masmola más). Y nuestro Oki decía lo siguiente:

"Pregunta asquerosa que si no, no seria yo XD Como fue la primera vez que hiciste una palpacion rectal a una vaca? Como superaste ese trauma?"



Pues nada, vamos a contestarle a Oki y de paso, como ya sabéis que soy una cansina y me encanta explicaros cosas de Saber veterinario, os digo por qué los veterinarios hacemos esas cosas tan raras (hay hasta grupo de Feisbuc).

Bueno, la primera vez que hice una palpación rectal estaba aún en 3º, fue en una optativa y aún no sabía mucho de reproducción animal, así que la repetí el año pasado, en 5º y ya en la asignatura de Reproducción. ¿Cómo es? Pues es grande, se está calentito y mola mil. Sep, mola mil. Así es.

En primer lugar, te tienes que poner un guante de plástico que llega hasta el hombro (tipo Gilda pero sin glamour) y echarle vaselina y here we go! El brazo se introduce con cuidado y con los dedos plegados, y vigilando que no entre demasiado aire para que no parezca eso un oleoducto, que la primera vez que lo hice el recto estaba tan lleno de aire que podías mover el brazo a un lado y a otro con total felicidad (true story). Antes de palpar o meter la sonda del ecógrafo, hay que "vaciar" el recto de heces. Y una vez dentro (en mi caso y dado mi tamaño de 1,57 m tirando por lo alto tampoco es que esté muy dentro, el brazo se me acaba pronto), ¿qué hacemos? Bueno, pues la palpación rectal se usa sobre todo para el diagnóstico de gestación, pero se puede utilizar también para inseminación artificial, diagnóstico de enfermedades, etc. Principalmente se realiza en la yegua y la vaca, básicamente porque son de mayor tamaño, aunque también se puede hacer por ejemplo en la cerda.


Diagrama de la realización de la palpación. Sacado de aquí.

Y, ¿qué podemos palpar? Pues siguiendo el suelo de la pelvis se pueden palpar, entre otros, los cuernos uterinos y los ovarios (estos son un poco difícil de encontrar a veces), lo cual nos sirve para saber si la vaca está gestante o no. También podemos introducir la sonda de un ecógrafo por el recto y así observar mediante ecografías el útero. Y, ¿por qué se usa este método? Pues porque es barato, sencillo y permite que se pueda diagnosticar una gestación en vaca a los 30 días si lo hace una persona experta (obviamente hay otros métodos, laboratoriales, más fiables pero también más caros).

Por último, a la hora de sacar el brazo, a veces la vaca aprieta y se queda atrapado. En esos casos, no tiréis, amigos, no seríais los primeros a los que se os rompe un brazo por intentar medir vuestra fuerza con la del recto de una vaca. Esperad a que se relaje y entonces sacadlo (ahí se producen bonitos momentos en los que el guante se llena de gas, priceless).
Y eso es básicamente y a muy grandes rasgos lo que es una palpación rectal. Oki, el trauma lo tengo superado, ¿te apuntas tú? Que en Galicia creo que hay muchas :P

Si queréis más, aquí tenéis un par de vídeos sin vaca de verdad:






En fin, espero que os haya gustado y nos vemos pronto, espero :P